Los hombres mayores de 60 años son los más afectados por la hiperplasia benigna de próstata.

Hiperplasia benigna de próstata, qué es y cómo se trata

La hiperplasia benigna de próstata es un problema muy común de salud masculina, que puede afectar a más de un 50% de los hombres mayores de 60 años.

Esta condición, aunque no es peligrosa, puede afectar a la calidad de vida de quién la sufre debido a la incomodidad de sus síntomas.

¿Qué es la hiperplasia benigna de próstata?

La HBP hace referencia al crecimiento benigno y no canceroso de la próstata, que es la glándula exocrina situada en la salida de la vejiga masculina y que envuelve el conducto de la uretra.

En los casos de hiperplasia benigna de próstata, esta crece tanto que impide que la orina salga con normalidad a través de la uretra. Por ello, los hombres que la sufren tienen molestias a la hora de la micción.

Los síntomas de la HBP

Debido al crecimiento de la próstata, esta obstaculiza la uretra y normalmente destacan:

  • Dificultad para orinar, con necesidad de hacer mucha fuerza para que salga la orina.
  • Chorro urinario fino, y, en ocasiones, entrecortado.
  • Goteo al final de cada micción.
  • Sensación de vaciamiento incompleta.
  • Nicturia, también conocida como levantarse por las noches más de una vez para orinar.
  • Tenesmo vesical, que se trata de la necesidad urgente de ir a orinar, aunque después apenas sale orina.

¿Cómo tratamos la hiperplasia benigna de próstata en Suturo?

Lo primero cuando se sospecha de sufrir HBP es realizar un diagnóstico. En las Clínicas Urológicas Suturo de Sevilla y Pontevedra, utilizamos una combinación de la historia clínica del paciente, un cuestionario IPSS (para conocer la intensidad de los síntomas), los valores del PSA (prueba del antígeno prostático) y ecografías para conocer el tamaño de la HBP.

Una vez diagnosticado, tenemos tres formas de abordar el tratamiento:

  • Cirugía robótica con el sistema Da Vinci. A este sistema lo caracterizan dos grandes aspectos: la máxima precisión y la mínima agresividad durante el procedimiento. Da Vinci es un robot quirúrgico de última generación en el que los cirujanos pueden realizar cirugías mínimamente invasivas, operando a través de la consola y utilizando instrumentos de tamaño pequeño.
  • Cirugía láser u HOLEP. Esta técnica permite extraer el tejido sobrante de la próstata de manera totalmente intacta y en su totalidad. Para ello, se utiliza una fibra láser que permite la ablación del tejido, posibilitando la correcta coagulación de los vasos sanguíneos en tiempo real y evitando el sangrado.
  • Aquablation. Se trata de un tratamiento realizado con el sistema Aquabeam, que utiliza la potencia del agua suministrada con precisión robótica para proporcionar un alivio de la HBP, independientemente del tamaño de la próstata. Durante el procedimiento, se libera un chorro de agua controlado robóticamente y a temperatura ambiente, que extirpa el tejido prostático de forma precisa.

Sin duda, la hiperplasia benigna de próstata es una condición que necesita un tratamiento adecuado para mejorar la calidad de vida de los hombres. Si sospechas que puedes sufrirla o tienes algún problema de tipo urológico, contacta con tu clínica urológica Suturo más cercana. ¡Estaremos encantados de ayudarte!



Abrir chat
Hola