INYECCIÓN BÓTOX

¿Qué es la Vejiga Hiperactiva?

El síndrome de vejiga hiperactiva (VH) es una entidad que cada día adquiere más importancia, aumentando con la edad.

Se caracteriza por: urgencia micciona, frecuencia miccional Puede definirse como la presencia de urgencia miccional con o sin pérdidas de orina y frecuencia.

La urgencia miccional es la necesidad imperiosa de realizar la micción que aparece de forma repentina y que es difícil de diferir, pudiendo suceder la pérdida involuntaria de la orina aunque el paciente lo intente evitar.

Calidad de vida

El síndrome de VH es muy frecuente, sobre todo en mujeres y altera de forma importante la calidad de vida. Tiene un impacto negativo y puede limitar la actividad física, laboral, social y función sexual.

Su prevalencia aumenta con la edad, puede afectar a 30-40% de los mayores de 65 años.

Diagnóstico

El diagnóstico es fundamentalmente clínico, en base a una detallada historia del paciente.

Tratamiento

El tratamiento es escalonado. Se inicia con medidas conservadoras, y se progresa según la respuesta a cada nivel de tratamiento. Así tenemos:

  • Estimulación del nervio tibial posterior
  • Inyección de toxina botulínica (BóTOX)

Bótox

La toxina botulínica tipo A, también conocida como «bótox», es una proteína de las bacterias que ocasionan el botulismo. Esta proteína provoca una paralización muscular. Esta propiedad se emplea en medicina para tratar aquellas alteraciones que para su solución o mejoría requieran provocar una parálisis muscular.

En el caso de la Vejiga hiperactiva, en bajas dosis, se inyecta directamente en los tejidos de la vejiga, relajando la musculatura vesical.

Cómo se aplica

El tratamiento de la VH con Bótox puede realizarse de forma ambulatoria con anestesia local en la mayoría de los casos o epidural pudiendo ser los pacientes dados de alta el mismo día de la cirugía sin sonda vesical.

Mediante un cistoscopio se accede al interior de la vejiga. A través de dicho cistoscopio y con una aguja muy fina se realiza la inyección de bótox en diferentes zonas de la vejiga.
Inyecciones intravesicales de toxina botulínica 100: paraliza parcialmente el detrusor con lo que disminuyen las contracciones vesicales.

Indicaciones

Los estudios demuestran que puede resultar útil para tratar la incontinencia urinaria por urgencia grave.

Resultados

Altamente eficaz en pacientes que no responden a tratamiento farmacológico oral. Importante mejoría clínica y de la calidad de vida en 70% de los pacientes
Su efecto dura entorno a 6 meses al cabo de los cuales se requiere una nueva inyección.

Los efectos secundarios de estas inyecciones incluyen infecciones de las vías urinarias y retención urinaria. Si estás considerando la posibilidad de someterte a tratamientos con bótox, debes poder cateterizarte, y estar dispuesto a hacerlo, en caso de que se produzca retención urinaria.

En SUTURO realizamos abordaje integral de la Vejiga Hiperactiva: Nuestro equipo de Fisioterapeutas especialistas en Suelo Pélvico tienen amplia experiencia en abordaje de esta patología, desde reeducación a la estimulación del Nervio Tibial. Realizamos en los casos necesarios Inyección de Toxina Botulínica sin necesidad de ingreso.

Abrir chat
Hola